Cómo evitar los conflictos en la pareja \ Sin categoría

¿Sueles pelear frecuentemente con tu pareja?

¿Has intentado alguna vez fijarte en ti misma? Es que durante la pelea cada uno se comporta de una manera diferente. A veces al desahogarte te sientes mucho mejor. Pero existe también otro tipo de conducta – la conducta de la víctima. Las mujeres que recurren a este remedio ganan en cada discusión con la ayuda de las lágrimas. Sienten pena de sí mismas, demuestran a todos que están muy enfadadas y lloran a cada rato. Al fin y al cabo todos se ponen a compadecerlas y se olvidan de que los escándalos han sido provocados por ellas mismas y que son ellas las que no tienen razón.

Las mujeres que son capaces de contenerse, de evitar los gritos y escenas de histeria o de usar un lenguaje grosero lo llevan aún peor.

Según los especialistas, aproximadamente en el 60-65% de las situaciones las peleas las provocan las representantes del sexo femenino por las siguientes razones: su esposo no le ayuda en casa, presta demasiada atención a sus amigos, trata mal a la suegra, gana poco, bebe alcohol, etc.

En el caso de los hombres lo que más les irrita en sus parejas es la falta de atención, los gastos innecesarios, largas conversaciones por teléfono, la suciedad y el desorden.

La mayor parte de los conflictos familiares surgen inesperadamente y muy a menudo en el proceso de la pelea se dicen cosas que no se dirían en otra ocasión. No hagas caso omiso a lo que te ha dicho tu pareja,  aunque haya sido en plena pelea. Para seguir viviendo bajo el mismo techo sin guardarse rencor el uno al otro es mejor que reflexiones sobre vuestras palabras, ya que aunque algunas se hayan dicho sólo por estar enfadado, otras pueden manifestar el verdadero motivo de su rabia.

Para evitar enfrentamientos o saber reprimirlos desde el principio se necesita  experiencia. Lo más importante en las relaciones familiares es el arte de contenerse, de no montar en cólera lo que puede provocar un ataque cardíaco. De acuerdo con esto hace falta aprender a ….pelear y encontrar en cualquier enfrentamiento algo positivo, como, por ejemplo, la posibilidad de mirarte a ti misma a través de los ojos de otros, entender tus defectos e intentar cambiar.

Pero si ya estáis en plena bronca, al menos recuerda algunas leyes no escritas. Evita las palabras “siempre” y “nunca”. Los reproches y las acusaciones deben ser constructivos y tener alguna base.

Al fin y al cabo cada uno puede hacer lo que cree necesario. En cada familia los papeles se distribuyen de un modo distinto, y los problemas también se resuelven de una manera diferente. Lo importante es no olvidar que la paciencia, el deseo de entender a la persona amada, la renuncia a tener siempre la razón y defenderse y una búsqueda colectiva de los motivos de las peleas es la garantía de la harmonía y el bienestar familiar.

Entradas sobre el tema:

16.09.11 13:20 autor: admin
comentarios: 0
RSS ¿Te ha gustado esta entrada? Suscríbete a nuestras actualizaciones.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos, están marcados *

*


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>