Síntomas de un ataque de nervios \ Sin categoría

Síntomas de un ataque de nerviosEl estrés tiende a acumularse en el organismo durante un largo período de tiempo lo que habitualmente lleva al empeoramiento de la salud. Muy a menudo las causas de la aparición de las situaciones estresantes son los problemas en el trabajo, en la vida privada y diferentes tipos de sufrimientos espirituales. En otras palabras, el estrés surge como consecuencia de que la realidad no corresponde a lo deseado.  Según las estadísticas, los que más son susceptibles al estrés son las personas de profesiones creativas. Precisamente ellos son los que más a menudo tienen momentos críticos y a veces no son capaces de afrontarlos.

Las personas que están al borde de un ataque de nervios no siempre se comportan de la misma manera. Uno corre de un lado para otro, se lleva las manos a la cabeza y se tira de los pelos. Otro estará sentado mirando fijamente a un punto en la pared. Sin embargo, a pesar de que el estado del estrés se manifieste de diferentes formas, un ataque de nervios tiene 3 constantes fases de desarrollo.

En primer lugar, un ataque de nervios emprieza con un período de “vuelo”. Tiendes a sobreestimar tus fuerzas, intentas realizar todos tus planes, sales el último del trabajo sin pensar en que tienes un determinado límite de fuerzas. Los recursos del organismo tienen su límite. La gente a veces distribuye sus fuerzas incorrectamente.

En segundo lugar, de pronto te das cuenta de que te faltan las fuerzas. Surgen los síntomas del agotamiento tanto físico como mental. En este estado suelen activarse las enfermedades crónicas.Te irritas con causa y sin causa, la depresión y la melancolía se apoderan de ti.

Después llega la tercera fase, la fase final, que se caracteriza por el pesimismo y la agresividad hacia todos. Pierdes  la confianza en ti mismo, en tus capacidades, te invaden los problemas en el trabajo, duermes mal, a veces tienes pesadillas y problemas en conciliar el sueño. La irritabilidad y la tensión te dominan, te vuelves más susceptible,  tu capacidad intelectual y tu  memoria empeoran, aparece  la fatiga crónica.

Todos estos síntomas se acompañan de dolores de cabeza, a veces jaquecas, el metabolismo se frena, el apetito desaparece. También existe el riesgo de volverse alcohólico, si ya hay antecedentes en la familia. Los síntomas pueden ser diversos, empezando por los problemas del corazón y la presión arterial y acabando con una histeria que, por cierto, es muy peligrosa. El mejor remedio en este caso es que te desahogues hasta el final, no debes guardar las emociones en tu interior. El hecho de guardar dentro todas tus emociones produce una carga interior muy pesada, y aquí se encuentra la clave de tu bienestar psíquico y físico.

Para que la histeria no se apodere de la persona, es necesario darle una bofetada (si vuestra relación lo permite) o rociarle con agua fría. Ofrécele valeriana u otro medicamento sedante y para que se abstraiga de sus problemas, ponlo a dormir. Un sueño largo y tranquilo es el mejor calmante.

Para que las situaciones de este tipo no vuelvan a aparecer, es muy útil hacer  deporte, ya que permite que se liberen las emociones negativas y el estrés acumulado sin perjudicar a la salud.

Entradas sobre el tema:

06.10.11 12:29 autor: admin
comentarios: 0
RSS ¿Te ha gustado esta entrada? Suscríbete a nuestras actualizaciones.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos, están marcados *

*


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>